Sitios Arqueológicos

Pinturas Rupestres El Boyé

Las pinturas rupestres El Boyé están en Huichapan, Hidalgo que es parte del Valle del Mezquital. A diferencia de las pinturas rupestres de Banzhá, el color en estas pinturas es el blanco; fueron hechas por los ancestros de los Otomíes que habitaron esta zona. La siguiente pintura podría representar un bastón de mando o quizás un árbol.

figura en las pinturas rupestres el Boye

La palabra Boyé viene del vocablo Boy’e, que significa lugar donde llueve mucho o negrura de lluvia. También se ha definido como lugar de barrancas, debido a la geografía del lugar. Sin duda las pinturas muestran la cosmovisión y los rituales del pueblo Otomí.

Las Pinturas Rupestres El Boyé

En primer lugar tenemos una imagen que muestra un grupo de garzas con sus patas sumergidas en agua. A las garzas se les asociaba con la fertilidad y la lluvia.

grupo de garzas en pinturas rupestres del Boyé

A la siguiente pintura se le conoce como los danzantes. En ella, 18 figuras humanas con los brazos extendidos tomados de la mano; cada uno tiene un mechón o tocado en la cabeza. Por la forma de sus pies pareciera que están moviéndose de izquierda a derecha, como en una especie de danza. Sin duda es una pintura muy impresionante.

pintura rupestre de los danzantes en el valle del mezquital

Por encima de ellos, tenemos la representación de la Serpiente de Lluvia, mejor conocida como Bok´yä. Es una serie de X’s unidas dentro de una banda, que representan la piel de la serpiente. De acuerdo a las creencias del pueblo otomí, ella es la encargada de traer el agua a la tierra.

serpiente de lluvia en pinturas rupestres del Boyé

Por debajo de los danzantes tenemos tres figuras humanas con sus piernas flexionadas, como si estuviesen bailando. Cada uno porta un bastón y tiene un tocado en la cabeza, por lo que pudieran ser sacerdotes. A un costado de ellos tenemos 9 semicírculos que quizás se relacionen con el ciclo lunar.

sacerdotes en pintura rupestré del Boyé

La siguiente imagen muestra a la luna en cuarto creciente junto a una línea ondulada. Se piensa que la línea es una serpiente con su cola en forma de mano, la cual asciende por la roca. La luna, b Zänä, en cuarto creciente se relaciona con la entrada al inframundo así como con las cuevas donde la vida nace.

la luna en las pinturas rupestres del Boyé en Huichapan

También los vegetales están presentes en las pinturas rupestres El Boyé. A continuación tenemos una representación de la calabaza; aunque podría ser una planta de maíz. Solían sembrarse juntas.

representación de la planta de calabaza de las pinturas rupestres el Boye

La siguiente imagen podría mostrar dos vírgulas de la palabra.

pinturas rupestres el Boye en el valle del mezquital

Mapa


Por desgracia las pinturas rupestres El Boyé no están protegidas de las inclemencias del medio ambiente. Por lo que  poco a poco se están perdiendo y el INAH no las ha protegido. Tenemos que cuidarlas ya que son parte importante de nuestra historia.

Sitios Arqueológicos