Sitios Arqueológicos

Ventanas Arqueológicas

Cabeza de Quetzalcóatl en los cimientos del Museo de CDMX

Las ventanas arqueológicas así como los espacios arqueológicos nos permiten admirar vestigios arquitectónicos tanto de la época prehispánica como de la época colonial. Estos sitios son usualmente encontrados durante la remodelación y/o demolición de algún edificio moderno, por lo tanto se encuentran rodeados de la mancha urbana. Las ventanas arqueológicas son lugares donde el pasado y el presente conviven con el fin de preservar la historia. En esta sección conoceremos de estos espacios.

El Calmécac, la escuela de la nobleza Mexica

En el sótano de las instalaciones del Centro Cultural de España ubicado en la calle de Guatemala 18 se encuentran  los vestigios del Calmécac de la antigua Tenochtitlan. Este era el lugar donde los hijos de la nobleza mexica, conocidos como pipiltin, aprendían el arte de gobernar, la lectura de los códices y de los tonalamas (libros de los destinos).

Vista frontal del Calmécac ubicado en el CCEMx

El Calmécac tiene un área de 714 mts cuadrados y fue descubierto durante las obras de ampliación del centro cultural españa en 2006 donde se pensaba construir un estacionamiento.

Calmécac del CCEMx como ejemplo de las Ventanas Arqueológicas

Durante las excavaciones se encontraron 7 almenas que tienen la forma de un caracol marino cortado, el cual estaba relacionado con el dios del viento Ehécatl-Quetzalcoátl. Para los Mexicas el viento era un elemento que traía las nubes y anunciaba las lluvias, razón por la cual estaba relacionado con la fertilidad.

Almena de Calmécac del CCEMx

De las siete almenas encontradas, dos están en el Centro Cultural de España, las otras cinco están en el museo del Templo Mayor:

También se encontró un rostro pétreo del dios del viento Ehécatl con la boca pintada de rojo, con franjas negras y amarillas. La escultura está hecha con tezontle negro.

Rostro pétreo de Ehécatlen ventana arqueológica

El Calmécac (hileras de casas en náhuatl) ubicado en el centro cultural de España es un ejemplo de como el pasado y el presente pueden convivir. Siendo de esta manera parte de los espacios arqueológicos y ventanas arqueológicas de la CDMX.

Cabeza de serpiente

En la esquina de José María Pino Suárez y República de El Salvador encontramos una cabeza de serpiente mexica que se reutilizó como elemento decorativo en el antiguo Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya.

Cabeza de Serpiente en centro histórico de CDMX

Actualmente el Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya es el Museo de la Ciudad de México. La cabeza de serpiente está tallada en basalto y es una de las ventanas arqueológicas que existen en la CDMX.

Cabeza de Quetzalcóatl como parte de ventanas arqueológicas

Ventana Arqueológica del Basamento de Tonatiuh

Debajo del sagrario de la Catedral Metropolitana de la CDMX se encuentra un basamento dedicado al Dios del Sol Tonatiuh. El basamento se encontró en Febrero de 1976 durante unas obras de cimentación del Sagrario.

Basamento del Dios Tonatiuh - Ventanas Arqueológicas

Para visitar esta ventana arqueológica es necesario un permiso por parte del INAH debido a que es un sitio restringido.  La manera de acceder es mediante una escalera que se encuentra en el pario trasero de la Catedral Metropolitana.

Escalera de Caracol para acceder al templo de Tonatiuh

Unos metros más adelante encontramos frente a un basamento un Chalchiuitl o piedra preciosa de color verde, un jade. Los Mexicas representaban al astro rey con el Chalchiuitl.

Chalchiuitl o piedra preciosa de color verde

Sobresalen unos troncos de ahuejote que a pesar de los años se encuentran en buen estado y sirven como soporte. Una peculiaridad del ahuejote es que pueden vivir en el agua sin pudrirse. Sus troncos se clavaban en el lecho del lago con el propósito de ganarle terreno al lago.

Tronco de ahuejote en ventanas arqueológicas

En una entrada cerca del atrio Poniente de la catedral, también encontramos otro Chalchíuitl. El círculo central estaba pintado de color rojo, el segundo círculo de color verde turquesa, el tercer círculo de color rojo; los rayos y los círculos pequeños de color blanco.

Chalchiuitl ubicado por el atrio poniente de la catedral metropolitana

Durante la época de lluvias el acceso está prohibido ya que se inunda. Sin duda alguna el templo del Dios Tonatiuh es una ventana arqueológica con un enorme valor histórico.

ventanas arqueológicas del basamento del Dios Tonatiuh

El templo de Tonatiuh es un ejemplo de las diversas ventanas arqueológicas y espacios arqueológicos en la CDMX.

Pirámide de Donijá

Un espacio arqueológico único en su tipo es el basamento de Donijá ubicado en el municipio de Mixquiahuala, Hidalgo. La peculiaridad que lo distingue es que está dentro del cementerio comunitario.

Pirámide de Donijá o del Fuego Nuevo

El basamento de Donijá (templo viejo) está asociado a la cultura Otomí. Se descubrió por los vecinos en 1945 cuando derribaban un montículo para construir con sus piedras la barda del cementerio. Razón por la cual se encuentra dentro del panteón.

basamento de donija como ventanas arqueológicas

El basamento es de un sólo cuerpo correspondiente a la primera etapa constructiva, el segundo cuerpo fue retirado debido a que estaba muy dañado . En el siglo XVIII fue de gran importancia durante la evangelización de los indígenas, por eso una cruz se colocó en su parte superior.

Cruz en la cima del basamento de Donijá

En el basamento de Donijá se celebró el Fuego Nuevo de 1455. La segunda etapa constructiva tuvo una ampliación para el Fuego Nuevo de 1507. Sin duda es un espacio arqueológico que merece ser conocido.

Adoratorio a Ehécatl del metro Pino Suárez

Un espacio arqueológico muy importante es el adoratorio dedicado a Ehécatl ubicado en el metro Pino Suárez de la CDMX. En Mesoamérica existen templos dedicados a Ehécatl, dios del viento para los Mexicas. La gran mayoría de estos templos están formados por un basamento rectangular y un adosamiento circular en su parte posterior.  La fachada está viendo hacia el Este, por donde sale el Sol.

ventanas arqueológicas del adoratorio a ehecatl

Hasta el momento se han descuvierto cinco templos Mexicas dedicados a Ehécatl. Dos en Tenochtitlan, dos en Tlatelolco y uno en Malinalco. El basamento era parte de un centro ceremonial formado por un patio grande y varios adoratorios ubicados al centro; además tenía cuartos habitacionales conectados entre sí. Su exploración estuvo a cargo de los arqueólogos Jordi Gussinyer y Raúl Arana entre 1967 y 1970.

basamento dedicado a Ehécatl en el metro Pino Suárez

El color blanco que podemos observar, gracias a una restauración del INAH, es el color original que tuvo el monumento. No es común poder observar a los monumentos prehispánicos con el color del estuco.  Mide 3.70 mts de alto, 10.70 mts por 7.60 mts por lado y data del año 1400 a 1521 d.C.

Vista frontal del basamento dedicado a Ehécatl

Templo de Ehécatl

En 2014 durante la construcción de la Plaza Tlatelolco se descubrió un basamento circular de 12 mts de diámetro. Esta estructura está dedicada al dios del Viento para los Mexicas y Tlatelolcas, Ehécatl. En el sitio se encontraron 32 entierros humanos, la mayoría de ellos niños.

ventana arqueológica de Ehécatl en tlatelolco

También se encontraron huesos de aves, obsidiana, copal y figuras de cerámica con formas de monos y picos de pato. Las figuras corroboran que el basamento está dedicado a Ehécatl. La estructura prehispánica es de planta mixta, un cuerpo principal circular y una fachada rectangular; tal como el basamento ubicado en Calixtlahuaca.

templo de ehécatl en tlatelolco

Por suerte se pudo encontrar un equilibrio entre la modernidad y la memoria de nuestros antepasados. Por consiguiente, la estructura forma parte de las ventanas arqueológicas de la CDMX. Se puede apreciar en el estacionamiento de la Plaza que se ubica en avenida Flores Magón, cerca del Eje Central.

Sitios Arqueológicos